top of page

Enseñando a tu hijo el arte de la felicidad

Para muchos padres, criar niños felices es el santo grial del éxito como padres. Pero con demasiada frecuencia, pensamos que la felicidad se trata de esos momentos fugaces de obtener lo que quieres. La felicidad duradera es en realidad mucho más complicada, pero mucho más gratificante. Y sí, puede aumentar drásticamente las posibilidades de que su hijo sea feliz, simplemente por la forma en que lo cría.


¿Qué hace feliz a un niño que se convierte en un adulto feliz? Dado que la felicidad es un subproducto de la salud emocional, todo este sitio web trata de ayudarlo a criar a un niño feliz, desde satisfacer la necesidad de calmar a su bebé hasta ayudarlo a desarrollar optimismo. Pero hablemos específicamente de lo que hace felices a los humanos.



Las últimas investigaciones sobre la felicidad nos dan respuestas sorprendentes. Una vez que la supervivencia, la seguridad y las comodidades básicas están aseguradas, las circunstancias externas no afectan mucho nuestro nivel de felicidad. Nuestros genes ciertamente contribuyen, pero su efecto puede mejorarse para aumentar nuestros puntos de ajuste de felicidad a un nivel superior. El mayor determinante de nuestra felicidad resulta ser nuestros propios hábitos mentales, emocionales y físicos, que crean la química corporal que determina nuestro nivel de felicidad.


Todos sabemos que algunos de nosotros tendemos a ser más optimistas que otros. Parte de esto es innato, solo el destino de nuestros genes que nos dan un estado de ánimo más feliz. Pero gran parte de nuestro estado de ánimo es un hábito.


Puede parecer extraño que se haga referencia a la felicidad como un hábito. Pero es probable que para cuando seamos adultos, nos hayamos asentado en un "punto fijo de felicidad" que no cambia a menos que trabajemos en ello.


La felicidad está íntimamente ligada a tres tipos de hábitos:

  • Cómo pensamos y sentimos sobre el mundo y, por lo tanto, percibimos nuestras experiencias.

  • Ciertas acciones o hábitos, como hacer ejercicio regularmente, comer saludablemente, meditar, conectarse con otras personas, saborear lo "bueno" e incluso sonreír y reír regularmente.

  • Rasgos de carácter como el autocontrol, la industria, la justicia, la preocupación por los demás, la contribución, el coraje, el liderazgo y la honestidad.


En la práctica, estos rasgos de carácter son solo hábitos; tendencias a actuar de cierta manera cuando se enfrentan a cierto tipo de situaciones. Y ciertamente tiene sentido que cuanto más exhibimos estos rasgos, mejor funcionan nuestras vidas, mejor nos sentimos con nosotros mismos y más significado encontramos en la vida, por lo tanto, más felices somos.


Algunos de los hábitos que crean felicidad son visibles, las formas en que la abuela nos dijo que debemos vivir: trabajar duro, valorar las relaciones con otras personas, mantener nuestros cuerpos saludables, administrar nuestro dinero de manera responsable, contribuir a nuestra comunidad.


Otros son hábitos más personales de autocontrol que nos aíslan de la infelicidad y crean alegría en nuestras vidas, como controlar nuestro estado de ánimo y cultivar el optimismo. Pero una vez que hacemos de estos hábitos parte de nuestras vidas, se vuelven automáticos y cumplen una función protectora, haciéndonos más resistentes.



¿Cómo puede ayudar a su hijo, y a usted mismo, a desarrollar los hábitos que conducen a la felicidad? Estos 12 consejos lo ayudarán a comenzar.


1. Enséñele a su hijo hábitos mentales constructivos que crean felicidad.

Manejar nuestro estado de ánimo, el diálogo interno positivo, cultivar el optimismo, celebrar la vida, practicar la gratitud y apreciar nuestra conexión entre nosotros y con todo el universo son hábitos que nos hacen más felices. Incorpórelos en su vida juntos para modelarlos regularmente y hablar sobre su uso. Con el tiempo, su hijo seguirá su ejemplo.


2. Enséñele a su hijo rutinas de autocontrol que crean felicidad.

El ejercicio regular, la alimentación saludable y la meditación están muy relacionados con los niveles de felicidad. Pero usted y su hijo pueden tener sus propias estrategias más personales; para muchas personas la música es un levantador de ánimo inmediato, para otros un paseo por la naturaleza siempre funciona.


3. Modele una mentalidad de crecimiento y un diálogo interno positivo.

Todos necesitamos una animadora que nos ayude a superar los muchos obstáculos de la vida. ¿Quién dice que no podemos ser nuestros? De hecho, ¿quién mejor? Las investigaciones muestran que las personas felices se brindan tranquilidad, reconocimiento, elogios y charlas de ánimo constantes. Habla contigo mismo como alguien a quien amas, en voz alta para que tus hijos puedan escucharte. Asegúrate de que tu respuesta al "fracaso" sea "simplemente no he descubierto esto TODAVÍA" o "simplemente no he practicado esto lo suficiente TODAVÍA".


4. Cultiva el optimismo...

...inocula contra la infelicidad. Es cierto que algunos nacemos más optimistas que otros, pero todos podemos cultivarlo.



5. Ayude a su hijo a encontrar alegría en las cosas cotidianas.

Los estudios demuestran que las personas que notan los pequeños milagros de la vida diaria y se dejan tocar por ellos, son más felices. La vida cotidiana se desborda de sucesos gozosos: El espectáculo del sol poniente, no menos asombroso por su repetición diaria. La calidez de la conexión con el hombre en el quiosco que te reconoce a ti y a tu hijo. La alegría de encontrar un nuevo libro de un autor favorito en la biblioteca. Una carta de la abuela. Los primeros azafranes de la primavera. Los niños aprenden con nuestro ejemplo lo que es importante en la vida.


Como dijo Albert Einstein,


"Solo hay dos formas de vivir tu vida. Una es como si nada fuera un milagro. La otra es como si todo fuera un milagro".

Y el viejo dicho de que la risa es la mejor medicina resulta ser cierto. ¡Cuanto más nos reímos, más felices somos! En realidad, cambia la química de nuestro cuerpo. Entonces, la próxima vez que usted y su hijo quieran sacudirse el estancamiento, ¿qué tal una película de los hermanos Marx?


7. Apoye a su hijo para priorizar las relaciones.

Las investigaciones muestran que las personas que son más felices tienen más personas en sus vidas y relaciones más profundas con esas personas. Enséñele a su hijo que si bien las relaciones requieren trabajo, valen la pena.


8. Ayude a su hijo a desarrollar una actitud de gratitud.

“Tendemos a olvidar que la felicidad no proviene de obtener algo que no tenemos, sino de reconocer y apreciar lo que tenemos”. -- Federico Keonig


Muchas personas piensan que no pueden estar agradecidas hasta que estén felices, es decir, hasta que tengan algo por lo que estar agradecidas. Pero mira de cerca y encontrarás que es todo lo contrario: la gente es feliz porque está agradecida. Las personas que se describen a sí mismas como personas que cultivan conscientemente el agradecimiento son calificadas como más felices por quienes las conocen, así como por ellas mismas.


Los niños no tienen un contexto para la vida, por lo que no saben si tienen suerte o no, solo que su amigo Brendon tiene zapatillas más caras. Pero hay muchas formas de ayudar a los niños a aprender a cultivar la gratitud, que es lo opuesto a darlo todo por sentado. (Sugerencia: piense en modelar, no en dar conferencias).


9. Acepta todas las emociones.

La vida está llena de alegría, pero incluso para la persona más feliz, la vida también está llena de pérdidas y dolor, y tenemos motivos diarios para afligirnos, grandes y pequeños. Reconocer nuestros sentimientos de tristeza no es enfocarnos en lo negativo, es abrirnos a la gama completa del ser humano. Aceptar esos sentimientos tristes e incómodos en realidad profundiza nuestra capacidad de sentir alegría en nuestras vidas.


Así que elegir ser feliz no significa reprimir nuestros sentimientos. Significa reconocer y honrar todos nuestros sentimientos y permitirnos sentirlos. Eso nos permite movernos a través de los sentimientos, para que comiencen a disolverse.


Con su hijo, simplemente empatizar con sus sentimientos de malestar le permitirá sentirlos y ayudará a que los sentimientos comiencen a evaporarse para que pueda seguir adelante. Este no es un proceso que pueda apresurarse, así que dele a su hijo (oa usted mismo) el tiempo que necesite.


10. Ayude a su hijo a aprender a controlar su estado de ánimo.

La mayoría de las personas no saben que pueden optar por dejar ir el mal humor y cambiar conscientemente su estado de ánimo. Pero la práctica de hacer esto realmente puede hacernos más felices. Puedes practicar esto de la siguiente manera:


  • Vigilancia de sus propios estados de ánimo.

  • Permitiéndote sentir las emociones mientras te abrazas con amor.

  • Notar cualquier pensamiento negativo que esté dando lugar a las emociones. ("¡Mi hijo no debería actuar de esta manera! ¡Crecerá y se convertirá en una persona terrible si hace esto!")

  • Elegir un pensamiento que te haga sentir un poco mejor. (Por ejemplo, "Mi hijo se comporta como un niño porque ES un niño. No siempre será así").


Por supuesto, la parte difícil es elegir cambiar el mal humor. Mientras estás en ello, es difícil tomar medidas constructivas para cambiar las cosas. No tienes que pasar de la desolación a la alegría. Solo encuentra una manera de ayudarte a sentirte un poco mejor. Eso te empodera para enfrentar realmente lo que te molesta y tratar de resolverlo. A veces, simplemente cambiar nuestra forma de pensar sobre una situación realmente cambia las cosas. Entonces, en lugar de "¿Cómo puede ser tan desagradable conmigo con todo lo que hago por él?" podrías intentar


"Es normal que los niños se enojen con sus padres. Él está luchando en este momento y necesita que trate de entenderlo".

¿Cómo ayudar a tu hijo con sus estados de ánimo? En algún momento cuando esté de buen humor, hable con ella sobre estrategias para mejorar su estado de ánimo: ¿qué funciona para ella? Comparte lo que funciona para ti. Luego, cuando esté de mal humor, empieza por empatizar. Después de que haya tenido un tiempo para sentir su malestar, pregúntale si quiere ayuda para cambiar su estado de ánimo. Incluso si es capaz de elegir un mejor estado de ánimo solo una de cada diez veces inicialmente, pronto comenzará a notar cuánto mejor funciona su vida cuando lo hace.


11. Contrarresta el mensaje de que la felicidad se puede comprar.

Como padres, debemos recordar que no somos los únicos que enseñamos a nuestros hijos sobre la vida. Reciben el mensaje constante de los medios de que el objetivo de la vida es más dinero y más cosas. En última instancia, lo que modelamos y lo que les decimos importará más, pero debemos confrontar esos mensajes destructivos directamente.


12. Ayude a su hijo a aprender la alegría de contribuir.

Las investigaciones muestran que el orgullo de contribuir al mejoramiento de la sociedad nos hace más felices y también hará que nuestros hijos sean más felices. Nuestro trabajo como padres es encontrar formas para que nuestros hijos marquen una diferencia positiva en el mundo para que puedan disfrutar y aprender de esta experiencia. Por lo tanto, vale la pena pensar y esforzarse en las oportunidades de voluntariado familiar y modelar la "ayuda" entre vecinos.


Y aquí hay una manera maravillosa de cambiar tu propio estado de ánimo para sentirte mejor y contribuir a los demás. Trate de transmitir amor a las personas que lo rodean mientras usted y su hijo caminan por la calle. Esto cambia tu estado de ánimo a un estado elevado y amoroso porque cuando "envías" amor, sientes amor. Siempre estamos transmitiendo lo que sentimos sin siquiera intentarlo. ¿Por qué no hacer que sea edificante para quienes nos rodean, así como para nosotros mismos?


“La felicidad es un subproducto del carácter. En las personas que están desarrollando un carácter fuerte, hay un nivel de felicidad dramáticamente más alto que en aquellos que viven para perseguir el próximo buen momento”. -Pat Holt y Grace Ketterman, MD
16 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page